¡Web especializada en TORTUGAS!

Si te gustan las tortugas, estás interesado en comprar una o en adoptarla, o por el contrario ya la tienes y lo que buscas son productos para ella, has llegado a la página perfecta. ¡Tu tortuga está de suerte! En este espacio encontrarás todo tipo de información, tips, servicios y curiosidades sobre estas maravillosas mascotas. Con nuestros consejos y nuestros productos conseguirás cuidar de tu tortuga de una manera sencilla.

Una tortuga es un reptil que puede vivir muchos y que durante los últimos años está pasando a ser uno de los animales de compañía más utilizados por los humanos. También es un buen regalo para los mas pequeños de la casa.

Los mejores sistemas de lluvias para tu tortuga

Dale a tu tortuga las 4 horas de luz solar que necesita

¿Tienes ya un terrario para tu tortuga?

Alimentación para tortugas

Lo más bonito de tener una tortuga como mascota es que es una de las especies más antiguas del mundo y por ello, una de las más codiciadas. Dentro del abanico de criaturas que podríamos tener en casa, son de las más tradicionales y veremos las razones. Una de ellas es que los testudines son animales que pueden llegar a vivir durante muchísimos años.

Las tortugas podemos clasificarlas hoy en día en tres grandes apartados:

  1. Tortugas domésticas: la vida de este tipo de tortugas oscila entre los 50 y los 100 años, en función de como ha sido criada.
  2. Tortugas terrestres: dependiendo de cada especie, pueden llegar a vivir más de 80 años de media.
  3. Tortugas de agua dulce y tortugas de agua marina: las tortugas de agua dulce pueden vivir entre 15 y 20 años, por otro lado, las tortugas marinas son las que más años viven superando normalmente los 100 años de vida.

Aunque son las tortugas domésticas las que en principio tienen menos longevidad puede darse el caso de que sean la especie que más años viva debido a que se encuentran fuera del constante peligro que sufren otros quelonios al encontrarse en libertad.

Si quieres recibir más información sobre el mundo de los quelonios estás en el sitio correcto. No te olvides de leer nuestro blog y de usar nuestra tienda para que tu tortuga de agua o terrestre se encuentre lo más a gusto posible.

Características de las tortugas

Tanto si quieres tener una tortuga como si quieres saber más sobre ellas porque te gustan, lo primero que deberías saber son sus características: fisonomía, comportamiento y necesidades.

Las tortugas o quelonios forman parte de una serie de reptiles que se caracterizan por tener un tronco ancho y corto además de poseer un caparazón que le protege los órganos internos.

En cuanto a su aspecto, las tortugas tienen una piel coriácea e impermeable que les ayuda a prevenir la deshidratación y a protegerse de posibles lesiones. Para evitar que se sobrecaliente o se queme es importante no sacar nuestra tortuga al sol, sobre todo cuando su temperatura corporal ya es alta, pues al no tener glándulas sudoríparas pueden sufrir golpes de calor. Recuerda, ¡tienes que cuidar de ella en todo momento!

Sin embargo, lo más destacado de nuestra tortuga es su inmenso caparazón, el cual está formado principalmente por huesos y piel, y cuenta con 6 agujeros por donde la tortuga sacará la cabeza, sus cuatro patas y la cola. ¿Has oído alguna vez eso de que su caparazón es su casa? Algo así, ya que cuando detectan algún peligro se repliegan bajo el mismo, aunque también hacen esto en otro tipo de situaciones, ya que, originariamente usaban su caparazón para excavar en la tierra y sobrevivir a las duras condiciones que había en esta región.

Un dato que te sorprenderá sobre las tortugas es que no tienen dientes en la boca, pero su mandíbula les permite atacar y alimentarse de vegetales ya que tienen lo que se denomina «pico córneo», similar en cierta manera al de las aves.

Las tortugas domésticas pueden llegar a medir ente 12 y 30 cm y pesar entre 600 gramos y un Kg. Por este motivo resultan perfectas para que los niños comiencen a entender y asumir responsabilidades ya que son más de fáciles de cuidar que otras mascotas. Además, son muy tranquilas.

Son famosas principalmente por lo despacio que caminan debido sobre todo al peso de su caparazón. Aunque si se sienten en peligro son capaces de correr bastante.

Tipos de tortugas

Actualmente hay más de 300 especies identificadas como tortugas. No en vano llevan más de 200 millones de años en la Tierra. La gran diversidad de estos reptiles (en efecto, pertenecen a esta clase) hace que exista una amplia variedad, puesto que tenemos desde tortugas muy pequeñas hasta tortugas que pueden superar los 250 Kg. De hecho, su tamaño depende del hábitat en el que convivan, así que calma: es improbable que tu tortuga alcance estas proporciones.

Pese a todo lo dicho y que se tratan de animales que viven durante muchísimos años, algunas de ellas están en peligro de extinción. Las especies tropicales, en concreto, son las que requieren unos cuidados más minuciosos y en consecuencia, no suelen ser aptas para todo tipo de personas, por eso recomendamos que si estás pensando en comprar o adoptar una tortuga te decantes por aquellas que son más sencillas de cuidar. Debes tener en cuenta que no todas las especies son aptas para tener en un hogar.

Cuidados de una tortuga

Las tortugas supondrán un compromiso a largo plazo, es por eso que debemos asumir cierta responsabilidad y estar dispuestos a cuidarlas. Es muy importante saber que especie de tortuga vamos a coger, ya que la mayoría de las tortugas pueden hacerse bastante grandes. Si bien las tortugas que podemos encontrarnos en una tienda de mascotas suelen ser de las que no se hacen muy grandes.

Las tortugas agradecen el tener un sitio donde poder estar fuera de su terrario

Pese a ser un animal sumamente tranquilo, a las tortugas les gusta explorar los diferentes rincones de la casa, por lo que necesitan espacio. Las tortugas necesitan algo más que un terrario o una tortuguera grande, así que lo más apropiado es tenerlas en un recinto con variedad donde ellas puedan escalar, calentarse y excavar.

Para que te hagas una idea, las tortugas necesitan un espacio 5 veces superior a las dimensiones de su caparazón. Hay que tener en cuenta que estos animales crecen, por lo que necesitarás más de una pecera para tortugas o una bastante espaciosa, contemplando el futuro crecimiento del reptil desde el principio.

Nuestro Blog sobre tortugas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies